sábado, 5 de marzo de 2011

Cisne negro: o la dualidad perfecta

Tenía muchas ganas de ver Cisne negro, hace mucho tiempo ví el trailer y supe que cuando llegara a España sería un peliculón digno de ver en el cine. Pero tampoco imaginé que iba a ser tan sublime como para catapultar a Natalie a lo más alto. 
El Oscar estaba más que dado, las críticas no lo dudaban y así fue como sin ninguna sorpresa una nueva Natalie Portman, con su peso ideal a pesar de estar embarazada, subió al escenario y recogió el premio a la mejor actriz de 2010. 
El jueves fuimos al cine y me preparé para ver una obsesión delirante, una lucha por la superación absolutamente enfermiza pero a la vez un conjunto majestuoso que engloba toda la presión de alguien que necesita ser el mejor. 
Es una metamorfosis destructiva asombrosa, Nina es un personaje que evoluciona. Frágil, frígida, sensible y dulce al principio pero a lo largo de los 100 minutos de cinta, se convierte en fuerza, pasión y locura , pero a la vez en perfección, porque consigue dominar y extraer a los dos cisnes que tiene bajo su piel.
Una banda sonora fascinante, hacen el resto, que se te introduce la mente y  después de salir del cine sigues flotando en esa música.
Los primeros 20 minutos son lentos, nos presentan cómo es la vida de Nina, una bailarina entregada a la danza que necesita dar el salto y convertirse en lo que todas las bailarinas sueñan, en la protagonista.  Su madre, una bailarina frustrada, desea ver a su hija en lo más alto pero a la vez la envidia de una manera sobrehumana, la controla, la somete, no desea que aspire a la cumbre para que no la destruyan. En cambio los últimos 20 minutos son intrigantes, embelesadores y con un ritmo in crecendo.
No puedo dejar este comentario sin comentar las escenas subidas de tono a la película. Mucha gente dice, que sin escenas lésbicas la película no hubiera enganchado al público joven. No estoy especialmente de acuerdo, se pueden interpretar de mil maneras. Pero en general, creo que están en su justa medida, aunque no para un público de 12 años.
Volviendo al film, será recordado, por el punto de inflexión en la carrera de Natalie, por fín, la vemos volar y convertirse en un cisne perfecto. Me sorprendió gratamente, y espero que su llama no se apague.   En el cine todo el mundo se encoge, las ultimás palabras de Nina le hacen predestinar lo que  pasará con su interpretación : Lo he sentido, ha sido perfecto, perfecto.

http://www.cineralia.com/wp-content/uploads/2011/02/cisne-negro.jpg

Sinopsis: “Cisne negro” narra la historia de Nina, una bailarina de una compañía de ballet de la ciudad de Nueva York cuya vida, como la de todos los de su profesión, está completamente absorbida por la danza. Nina vive con su madre, Erica, una bailarina ya retirada que apoya con entusiasmo la ambición profesional de su hija. Cuando el director artístico Thomas Leroy decide sustituir a la bailarina principal en la nueva producción de la temporada, “El lago de los cisnes”, Nina es su primera elección. Pero Nina tiene competencia: una nueva bailarina, Lily, que también ha impresionado gratamente a Leroy.  “El lago de los cisnes” requiere una bailarina que pueda interpretar tanto al Cisne Blanco, con inocencia y elegancia, como al Cisne Negro, que representa la astucia y la sensualidad. Nina se adecua perfectamente al papel del Cisne Blanco, pero Lily es la absoluta personificación del Cisne Negro. Mientras la rivalidad entre las dos jóvenes bailarinas va transformándose en algo más que una encrespada relación, Nina empieza a conectar con su lado más oscuro, con una temeridad tal que amenaza destruirla.

1 comentario:

Pedro dijo...

Buena crónica y estupenda pelicula.

Gran papel que merecia el oscar sin duda por lo que requiere la interpretación. Y la banda sonora te conduce sin perdida desde principio a final de la pelicula.