lunes, 27 de diciembre de 2010

Balada triste de trompeta


La semana pasada decidimos ir al cine y ver lo que considerábamos lo mejor de la cartelera, ya que esta película de Alex de la Iglesia, había sido laureada en el Festival de cine de Venecia, y admirada por el "mismísimo" QT.
En mi humilde opinión, esta película se vende de una manera y después resulta ser ... triste, muy triste...... Te la venden como si uno fuera a ver una gran epopeya del cine español, una historia con un guión trabajado, inspirada en la Guerra Civil, con tintes de Malditos Bastardos y resulta ser un despropósito.
Creo que con un director que interiorice sus sentimientos, que ponga su sello personal y que muestre guiños históricos y artesanales... es más que suficiente.
La película podría acabar en el minuto 7. Únicamente salvaría los títulos de crédito y las primeras escenas más grotescas y visualmente trabajadas.El resto es una absurdez en toda regla, sin guión, sin ritmo, efectos especiales horribles, con unos diálogos cutres y con unos actores.... de lo más pésimos. Durante la película me preguntaba qué hacía Fran Perea en ella, qué papel desempeña Santiago Segura y de qué casting de españolas (pechugonas) habían sacado a una tal Carolina Bang.

Sinopsis: Balada triste de trompeta” arranca en 1937, con los monos de un circo aullando dentro de su jaula mientras en el exterior otro circo, el de la Guerra Civil, sigue su curso. El payaso triste, reclutado a la fuerza por los milicianos, perpetra una carnicería en el bando nacional sin abandonar su disfraz. Así arranca esta historia en la que Javier y Sergio, dos terroríficos y desfigurados payasos, se enfrentan a muerte por el ambiguo amor de una bailarina…

http://www.que.es/archivos/201002/alex-de-la-iglesia-5-640x640x80.jpg