domingo, 13 de septiembre de 2009

PARA SIEMPRE PARIS

Anoche volvimos de lo que ha sido un viaje inolvidable en la ciudad más maravillosa, romántica e histórica del mundo. El viaje fue perfecto, todo iba calculado al milímetro y todo ha salido tal y como durante 4 meses había planeado. Lo hemos visto todo e incluso más, simplemente majestuosa, la ciudad con las vistas más bonitas que jamás he visto.

No podría quedarme con una única cosa, el viaje a estado lleno de momentos especiales de cosas inolvidables y sobre todo muy románticas, en mi cabeza solo sonaba la música de Amelie.

Como el hotel estaba tan bien situado, a 5 minutos de la Torre aquello fue lo primero que vimos. Es impresionante acercarte lentamente y quedarte con la boca abierta ante tal monstruo de acero.

A la mañana siguiente fuimos hasta el barrio de Montmartre, desde allí admiramos las que iban a ser las primeras vistas de la ciudad, después recorrimos las callejuelas y encontramos el bar de Amelie! Me hizo mucha ilusión ver donde se rodó la película. Más tarde llegamos al famosísimo Mouline Rouge, pero allí si que no entramos jej la cartera no está para ese tipo de lujazos. Por la tarde llegamos al corazón de Paris y subimos a la catedral de Notre Dame, menudo aire y menuda cantidad de escaleras, pero que vistas más espectaculares. Luego acabamos como todas las tardes noches en la Torre disfrutando de la gente y del ambiente.


Nos levantamos pronto, había que ir a Versalles, un impresionante palacio, asombroso por su grandeza, por sus salas, por sus habitaciones, decoraciones, puertas, lámparas, pinturas… y que decir del jardín es inabarcable… jej Lo mejor fue alquilar una barca y remar por el gran estanque del jardín, inolvidable. Por la tarde entramos al museo d'Orsay y vimos pintura del siglo XIX, un lugar muy especial por el enclave, una antigua estación de tren. Allí pudimos ver cuadros de Toulouse- Lautrec , Van Gogh, Manet, Monet, Signat… Y después para finalizar el día un romántico paseo en barco por el Sena, una maravilla.

Al dia siguiente nos levantamos pronto, teníamos como objetivo ver sin aglomeraciones a la Gioconda, jej y lo conseguimos! Primera fila! Allí me quedé alucinada por el edificio y por la envergadura o pequeñez de algunos cuadros que en mi mente siempre había imaginado de otra manera. Por la tarde, largo paseo por la Opera, la plaza Vendome, Lafayette… hasta llegar al Arco del Triunfo.

Al día siguiente pasamos mucho frio! Subimos a 300 metros de altura, a lo más alto de la más alta torre de Paris, a la Torre Eiffel, sin palabras.

Ha sido un viaje … memorable, sé que siempre nos quedará Paris amor mio!


2 comentarios:

Escèptic dijo...

Jo també vull un record inoblidable de París, així que haurem d'anar, els tres ja.

M'alegre que vos ho passareu bé.

Diddlina dijo...

Ha sido genial! espero que pronto tengáis a la peque en casa, y si vais a Paris llevadla a Disney también!